Monte Escobedo, Zacatecas. En las alturas se observa Águila Real

Monte Escobedo obtuvo su nombre de Monte por estar en una zona bastante boscosa y Escobedo en honor a los señores fundadores de la Hacienda de Santa Teresa  a la cual pertenecía este territorio. Antiguamente se llamó San Andrés del Astillero. El Municipio se localiza al suroeste del estado de Zacatecas. Limita al norte con Municipio de Valparaíso Zac. Al sur con Totatiche Jal. Al oriente por Huejucar Jal y Tepetongo Zac. Al poniente por Mezquitic Jal. Noreste Jerez y Susticacan Zac. Sureste por Colotlan.

En el escudo de Monte Escobedo nos remite a parte de su historia como la leyenda de su fundación por la aparición de la Virgen Purísima Concepción en un árbol. Hay también representaciones de lo que era el bosque y que actualmente en la parte del monte se puede apreciar. Hay una vaca que representa el esplendor de la ganadería y hay una representación de Águila Real que todavía son vistas en el área.

Hay pocos trabajos arqueológicos en el área, pero todavía se han hecho algunos descubrimientos fortuitos como puntas de flecha, morteros, metates y manos de piedra. Hay también reportes de descubrimiento de entierros humanos que portaban una máscara.  Estos descubiertos al interior de construcciones circulares que compartían un área de culto común.  Entre las cañadas hay pinturas rupestres con representaciones de animales locales como el venado cola blanca, jabalí, lagartijas y elementos celestes como sol y luna.  Los pocos asentamientos se encuentran en la cima de las montañas asociados con áreas de manantial. Se reportan tres lugares principales de ocupación prehispánica que corresponden a El Peñol, Cumbre de Caballerías y Los Cedros.

Los Huachichiles considerados los ancestros de los Huicholes eran quienes se asentaron temporalmente en el área, que pasaban por Monte Escobedo rumbo a San Luis Potosí en búsqueda del peyote y que actualmente es usado para ceremonias muy especiales de índole religioso. Los Huachichiles  eran parte de los pueblos chichimecas, hablaban una lengua perteneciente a la familia corachol, de las lenguas uto-aztecas. La mayoría de su territorio quedaba en lo que ahora queda dentro de los estados de Zacatecas, San Luis Potosí y sur de Coahuila, pero también ocupaban partes en el norte de Jalisco. Huachichiles es un vocablo náhuatl (kwačīčīl-) que significa gorrión; de cuáitl, cabeza y chichiltic, cosa colorada o bermeja. Se les llamó así porque con frecuencia se pintaban la cabeza de colorado; había algunos que usaban unos bonetes puntiagudos de cuero colorado que les daban apariencia de gorrión.

La historia de Monte Escobedo es pobre y lo que se conoce es a través de los adultos quienes nos contaron sobre la revolución, la cristiandad y el poder de las Haciendas. Desde la Colonia los nuevos migrantes españolizados hicieron de Mote Escobedo una zona de descanso y trabajo.  La intrusión de ganado favoreció la aparición de algunas Haciendas.  En la Revolución Mexicana las Haciendas fueron motivo de asaltos y de ahí surgieron con el tiempo leyendas sobre tesoros que fueron enterrados y que jamás se descubrieron. Hay muchos buscadores de monedas y coleccionistas de cosas raras que se suelen descubrir en este tipo de casas que todavía están en buen estado de conservación.

Una  de las principales batallas que suscitaron entre cardenistas y villistas fue el 2 de mayo de 1916 en la Hacienda de Santa Teresa  llevándose los prisioneros de boca que encontraron en la localidad. Allí fueron atacados por los Villistas que durante 4 días intentaron quebrantar la resistencia no habiendo logrado se retiraron en franca derrota. Se sabe que algunos religiosos por el año 1926, entre ellos el Padre  Herculano Cabral de Adjuntas del Refugio y el Padre Buenaventura Montoya originario del Rancho San Bartolo, se unieron a los villistas.

Hay mucho por descubrir y conocer. Sus áreas naturales; restos culturales prehispánicos, coloniales  e históricos; su gastronomía; su gente y su modo de vida. Estamos a un paso de poder iniciar una aventura a lo desconocido para que este sea conocido. Nos veremos en algún otro momento.

 

También lea