José Sánchez del Río, Sahuayo, Michoacán

José Sánchez del Río

El 28 de marzo de 1913, nació en Sahuayo, Michoacán, el niño José Sánchez del Río. Su muerte a corta edad el 10 de febrero de 1928, es recordada especialmente por su fe que tuvo a la iglesia católica, apostólica y romana, que lo llevo a la beatificación el 20 de noviembre de 2005.

La Guerra Cristera estallo en 1926, donde los hermanos de José Sánchez del Río se unieron, sin importar que la lucha era con el Gobierno Federal. Ignacio Sánchez Ramírez, que era el presidente de los Adoradores del Santísimo Sacramento desde 1922, y hermano de José organizo el grupo de los cristeros de esta región de Sahuayo, donde muchos hombres y jóvenes de este pueblo se levantaron en armas.

José Sánchez del Río

José Sánchez del Río con los Cristeros
Las fuerzas Cristeras, surgieron en diversas partes de la República Mexicana en especial los estados de Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Nayarit, Colima, Michoacán y parte de San Luis Potosí, que se prolongó desde 1926 a 1929 entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y milicias de laicos, presbíteros y religiosos católicos que resistían la aplicación de legislación y políticas públicas orientadas a restringir la participación de la Iglesia católica sobre los bienes de la nación. Hay que recordar que la Constitución mexicana de 1917 establecía una política que negaba la personalidad jurídica a las iglesias, prohibía la participación del clero en política, privaba a las iglesias del derecho a poseer bienes raíces e impedía el culto público fuera de los templos.

Lugar donde estaban depositados los restos de José Sánchez
Exhumación de los restos de José Sánchez
El apoyo a los grupos armados fue creciendo, cada vez se unían más personas a las proclamas de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Santa María de Guadalupe! lanzadas por quienes fueron conocidos como los cristeros.  El niño José Sánchez del Río, en 1926 quiso unirse a las fuerzas cristeras,  pero su madre no le permitió; el mismo  general Prudencio Mendoza, también lo rechazó. El niño insistió, a final se integró. El 6 de febrero de 1928 fue hecho prisionero encerrándolo en la sacristía de la iglesia de Sahuayo, donde se honra al Divino Patrón Santiago.  El 10 de febrero fue llevado al Mesón General del Ejército Federal donde le desollaron los pies, para evitar que se fugara, de ahí caminado descalzo por la calle Insurgente para ser llevado al panteón Municipal.



Perforación del tiro de gracia.

 Uno de mis tíos (Antonio) me comento que el iba cantando y gritando ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Santa María de Guadalupe! Llegando a su tumba fue ahorcado y acuchillado; estando moribundo a su verdugo le dijo: “Que Viva Cristo Rey y que en el cielo nos veremos”. Después le dio el tiro de gracia en la sien, muriendo a las 23:30 hrs.

Mi propio tío Antonio, me contó la historia anterior, en un tono de admiración y veneración. A si mismo me comento lo que le paso a mi abuelo cuando regresaba de Estados Unidos, era el año de 1929, cuando de pronto los federales lo amenazaron y quisieron ahorcar porque estaba apoyando la causa cristera, como no se le pudo comprobar nada, esto permitió que se salvara. Mi abuelo siendo dueños de diversas tierras de labranza y de áreas donde llevaba a pastar la vacas se encontraba constantemente con cristeros, quienes solicitaban favor por parte de el, para que les comprara alimentos. Solo en alguna ocasión después de lo que le paso al querer ser horcado, se  negó a seguir apoyándolos, fue cuando un cristero lo empuño para matarlo, pero otro lo defendió permitiéndole seguir viviendo para recordar la causa. Para este año de 1929, Ignacio Sánchez Ramírez (hermano de Joselito), fue nombrado general, por Enrique Gorostieta Velarde, que era el General en jefe del ejército cristero.

Hoy hay una escultura que representa a José Sánchez
donde estuvo preso por el Gobierno Federal-
En donde esta el Sagrado de Corazón
algunos que llaman Cristo Rey hay
una imagen que domina las alturas
 
 
 
En el panteón municipal se puede ver una escultura
de donde quedo el cuerpo de José Sánchez

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 






Hoy en día la Guerra de los Cristeros está llena de leyendas en especial relacionados con tesoros que fueron ocultos por los acaudalados señores; también hay leyendas de diversas Cuevas que fueron usadas como guardias.  Lo que hora podemos ver es como José Sánchez del Río fue beatificado junto con otros 11 mártires mexicanos de la defensa religiosa el 20 de noviembre de 2005, así  mismo se le rinde culto y es reconocido como un protector de la niñez, evidenciado por los múltiples milagros que ha hecho a la comunidad sahuayense.


Hay imágenes que son compradas para su veneración.

Por ultimo cuales son las consecuencias que podemos observar de la Guerra Cristiana.

·       

Los obispos mexicanos tomaron la decisión de suspender los cultos en los templos y autorizaron que los cultos pudieran realizarse en casas particulares

.



Actualmente se hacen procesiones
por las calles de Sahuayo

·       

El gobierno persiguió a los cristeros y consideró ilegales los actos de culto realizados fuera de los templos encarcelando y fusilando a los transgresores.



Hay una película llamada Cristiada, donde aparece
 un niño evocando a Jose Sánchez del Rio.

·       

Los obispos llegaron a un arreglo con el gobierno en el sentido de reanudar los cultos, calmar a los insurrectos y a cambio el gobierno dejaría de inmiscuirse en los asuntos internos de la Iglesia a la que no se le reconocía de todas formas personalidad jurídica alguna y tampoco se permitió (al menos oficialmente) la existencia de escuelas confesionales.

·       

La guerra cristera trajo como consecuencia la muerte de más personas que durante la Revolución Mexicana y una profunda división entre la población.

También lea