Museo de las máscaras Rafael Coronel, Zacatecas

En las festividades del México moderno es común como hay danzas donde varios individuos portan máscaras y trajes multicolores muy llamativos que se convierten en símbolos de su identidad regional, ya que difieren dependiendo donde nos encontremos. En el museo de las máscaras Rafael Coronel, Zacatecas, la ventaja es que paseamos por múltiples salas donde sobresalen trajes típicos autóctonos y tradicionales; destacando las máscaras de las cuales se personifican los protagonistas del ritual. No sólo sucede en época de carnaval, sino también en las festividades pagano-religiosas que se celebran prácticamente todos los días del año.

El pintor Rafael Coronel, se dio a la tarea de coleccionar mascaras provenientes de diversas partes de México, las mismas que son agrupadas y exhibidas según una identidad en común: danza o fiesta y pueblo de procedencia. Mientras recorres cada sala, aprendes y conoces la historia y el significado que hay detrás de cada máscara y de cada ritual.

A si, en las salas podemos ver máscaras insólitas, sofisticadas, sencillas, coloridas y lúgubres. Sus diseños devienen de figuras de animales, personajes mitológicos, dioses prehispánicos, etnias, hombres y mujeres, y sobre todo mucha fantasía.

Entre los materiales utilizados sobresalen los recursos de la naturaleza que rodean a cada pueblo o comunidad tales como madera, plumas, piel y pelos de animales, caracoles, paja, pigmentos naturales, etc. Aunque en los últimos tiempos se han utilizado elementos modernos como chaquira, lentejuelas, tintas artificiales, lana, etc. Hay una clasificación de las máscaras de acuerdo su uso: cascos que recubren toda la cabeza, caretas que tapan la cara y media máscara que cubren una parte del rostro a veces como antifaz o boquera.


El origen de las máscaras mexicanas está en la época prehispánica. En las antiguas civilizaciones las máscaras se utilizaban en rituales de gran importancia. Los sacerdotes y altas jerarquías usaban máscaras para simbolizar a sus dioses, también se usaban para cubrir el rostro en ritos funerarios. En general esas máscaras estaban hechas con los elementos naturales más prestigiosos como por ejemplo la piel del jaguar, las plumas de un quetzal o piedras semipreciosas como el jade. En el museo hay una reseña sobre el significado del uso de la máscara y me gustó mucho cuando dice que la máscara es un medio de traslación del ser.

Con la llegada de los españoles, las festividades se modifican en función de un interés social y religioso (evangelización) asociado a la conquista de los nativos. Algunas de las danzas que se originaron en esa época y se siguen representando como parte del folclore popular en las fiestas más celebradas de los pueblos son la danza de los moros y cristianos y la de los santiagueros. Al mismo tiempo surgieron danzas por parte de los nativos que disimuladamente satirizaban a los conquistadores españoles y son las que actualmente se representan en los carnavales de México tales como los Chinelos en Morelos.

El museo está en el centro histórico de Zacatecas, en el Callejón de San Francisco.

También lea