Los órganos: historia, leyendas y paisajes

En el cañón de las adjuntas; ahí encontraras unas formaciones rocosas de más de 5 metros de altura que son conocidos como los órganos. El lugar se accede por la comunidad de Santa María Macuá que está ubicada al Noroeste de Tula de Allende Hgo, rumbo a la carretera de Michimaloya-Macuá; La otra manera de llegar es estando en el Boulevard Tula-Iturbe, dirigiéndose hacia Tula, a la altura del tanque de la Colonia PEMEX tomando el rumbo hacia la colonia El tesoro, hasta llegar al puente del Rio Tula y tomar la desviación hacia Michimaloya y seguir el camino hasta donde podamos observar la placa que indica la ubicación exacta del parque natural.

 

 
El lugar es muy interesante por tres aspectos.

 

·        El primero porque hay evidencias de manifestaciones rupestres y asentamientos prehispánicos que indican la importancia que tuvo el lugar antes de la llegada de los españoles.

 

 

·        El segundo es porque hay formaciones troncocónicas que sobre salen en el terreno, formadas a través del tiempo por la erosión eólica e hídrica que afecta la superficie, donde predomina escasamente la vegetación consistente en arboles de mezquite, el pirúl y el huizache; además de plantas como nopal, maguey, órgano, biznaga, y nopalillo. Las formaciones tienen una composición riolíticas y andesitica pertenecientes al Plioceno (5 332 000 años y termino hace 2 588 000 años).

 

 

·        El tercero es por su perspectiva paisajista, es semidesértico con un oasis natural donde hay manantiales, que es usado para actividades acuáticas durante el verano,  además de que se canaliza las aguas para el regadío a lo largo de su cauce que pasa por  la población de San Miguel de las Piedras y de ahí hacia la Presa Requena.

 

 

Desde época prehispanica esta región fue usada como zona de cacería, de ahí que las manifestaciones rupestres se relacionan con diversas especies propias del área como mamíferos que pueden representar zorros, venados, lagartijas, entre otros. Una particularidad mas que tiene el lugar es la presencia de obsidiana en forma de nódulos no mayor al tamaño de una canica, que era usada por los grupos cazadores recolectores que pasaban por el lugar de forma ocasional o consecutiva. En superficie se puede apreciar desechos de talla que indican el lasqueo para la extracción de lascas y artefactos como raspadores.  Debido  a la mala calidad de la obsidiana, esta no era explotada de forma intensiva en el pasado.

 

 

En relación a los órganos, desde lo lejos se asemeja a una peregrinación. Así es como se les ha adjudicado una leyenda, de peregrinos que pasaban por el lugar en busca de un santuario donde se había aparecido la virgen de Guadalupe; la procesión debido a que llevaban varios días caminando y después años, terminaron cansados, por lo que deshicieron descansar. En el cañón  de las Adjuntas se pararon, recibiendo un castigo divino donde se petrificaron, por no cumplir su manda. Esas formaciones que se levantan son los peregrinos, cuyos nombres ya se olvidaron. No así, la población que todavía rinde culto a la virgen de Guadalupe en Santa Maria Macuá.  Esas formaciones en algún momento también fueron usadas para hacer corrales, ya que hay intervención de desgaste para colocar maderos trasversales.

 

También lea