Los grafitis en los espacios sagrados de los conventos del siglo XVI

El estado de Hidalgo es rico en construcciones del siglo XVI de origen dominico o franciscano. En estos se conservan reliquias y pinturas que nos hablan de un momento de gloria y de una expresión artística eclesiástica, pero escondidos en los rincones o en área de uso común suelen encontrarse los grafitis (del italiano graffiti, graffire, y éste a su vez del latín scariphare, ‘incidir con el scariphus’ —estilete o punzón con el que los antiguos escribían sobre tablillas—) a varias formas de inscripción o pintura, generalmente realizadas sobre mobiliario urbano.

Hay evidencia de grafitis en diversos monumentos históricos cívicos algunos con un carácter satírico o crítico; pero los que se conservan en los monumentos eclesiásticos son obras en su mayoría producidos por gente anónima que dejaron testimonio de su vivencia y contacto con cuestiones sacras y profanas.


Es una cosmovisión de lo que es el mundo para sus creadores, manifestado a través de representaciones en forma de  iglesias, hombres a caballo, escenas de pesca y caza, barcos, espectáculos populares como el de los voladores, quema de castillos animales fantásticos, aves de diversas especies, santos, ángeles y diablos, monogramas y más raramente palabras, fechas, firmas y ensayos de caligrafía.



Este tipo de impresiones anónimas demuestran elementos abstractos en las paredes de manera libre, creativa e ilimitada con fines de expresión y divulgación donde su esencia es cambiar; pero debido a su contexto solo quedaron plasmados como un momento de pensamiento que no logro materializarse, mucho menos generar impacto a su sociedad; situación que actualmente se revierte con el arte del grafite a través de pintura en edificios modernos que tiene como fin no solo ser un atractivo visual sino también revolucionario y rebelde en la búsqueda del cambio.

La temporalidad de los grafitis que se encuentran es en ocasiones en los monumentos eclesiásticos del siglo XVI al XVII son difícil de fechar, ya que usualmente se usa comparación del trazo y tipo de tinta que se usó en la época con documentos históricos. En ocasiones hay fechas, que no necesariamente pueden corresponder con las los grafitis. Lo que no podemos negar es lo fascinante que es observarlo y llevar la imaginación de sus creadores a la nuestra para comprender que intentaron hacer y por qué, al final hay un discurso que queda por investigar.

Ahora bien ¿en dónde podemos ver grafitis de época colonial?. Por lo menos puedo recomendar tres lugares. El primero en Tepeapulco que se fundó sobre un Teocalli por la orden de los franciscanos en 1528. Después Fray Andrés de Olmos, en 1530, fue nombrado como su primer custodio; lugar donde Fray Bernardino de Sahagún lo habitó entre 1558 a 1560 recogiendo datos para su obra "Historia General de las Cosas de la Nueva España". La información que Sahagún recopiló en Tepeapulco se le conoce como Primeros Memoriales.


 


El segundo lugar para visitar es el Templo y ex Convento de San Miguel Arcángel en Ixmiquilpan (Ntsʼu̱tkʼanio “verdolaga” en otomí, Itzmiquilpan o “lugar de cultivos como navajas” en náhuatl), fundado por los frailes agustinos españoles entre 1550 y 1560. El lugar destaca por sus pinturas murales pintadas hacia 1572 por indígenas sobre modelos europeos y temática mixta europea e indígena.

El tercer lugar es en la catedral de San José en Tula de Allende del cual posteriormente haremos una descripción más exhaustiva de los grafites que uno puede conocer.

 


También lea