EL MUSEO COMUNITARIO DE CHALCATZINGO, MORELOS

Una artesania que mas se llevan son los Graneros.
El museo comunitario de Chalcatzingo se encuentra previamente antes de ingresar a la zona arqueológica del mismo nombre.

Es un edificio de forma cuadrangular donde  a través de un pasillo se puede apreciar una gran cantidad de piezas arqueológicas que han sido recuperadas de la investigación y donaciones que han efectuado los ejidatarios. Entre las colecciones se cuenta con vasijas, figurillas, piedras de molienda, metates, reconstrucciones hipotéticas de las casas de campo y una colección de piedras de basalto que se encuentran talladas.

Ubicación

Camino a las Ruinas s/n
Zona Arqueológica
CP 62970
Jantetelco, Jantetelco, Morelos
Tels.: (731) 351 90 27

 

 

¿Que es un Museo Comunitario?

Los museos comunitarios has surgido como un modelo de incorporar actividades que se efectúan en las comunidades en tareas de investigación. Conservación y difusión del patrimonio cultural. Su origen es muy antiguo, pero que ha despertado interés en nuestros días como un medio de vinculación con la sociedad y con un carácter turístico que permite obtener beneficios para la comunidad. 

Como un recinto cultural constituye la culminación de un proceso de relación entre la colectividad con el conocimiento y el manejo de su patrimonio que es intangible e indescriptible, por lo tanto cuando hay monumentos arqueológicos estos no deberían de ser motivo de ganancias, pero debido al mantenimiento del lugar se requiere de una cooperación voluntaria donde se deberá entregar el boleto correspondiente.
El proceso principal de cada comunidad es poder contar con un museo, pero no en todas es factible debido a la falta de organización entre Ia asamblea de autoridades tradicionales, la ejidal o la de bienes comunales. Consideramos que se debe involucrar a la mayoría en el proyecto para no restringir la participación. Una vez creado el museo se debe nombrar un comité que durante un año cubrirá sucesivamente diversas funciones. La primera es consultar a la comunidad sobre los temas que abordará el museo. Esta actividad es muy relevante, pues permite a cada persona expresar libremente sus demandas de conocimiento, y al hacerlo, tiene lugar una primera reflexión acerca de lo que es importante saber, recuperar y mostrar de sí mismos; lo que corresponde a la esfera individual y a la comunal en términos de historia y cultura; lo que los puede representar ante los otros y simultáneamente los identifica como colectividad.

Es importante señalar que a diferencia de los museos institucionales -públicos o privados-, en donde la selección de los temas es definitiva, en los comunitarios se presentan unidades museográficas que no necesariamente contienen una secuencia cronológica o temática. Pueden surgir tópicos tan diversos como arqueología y medicina tradicional, artesanías y costumbres, la historia de una hacienda o la de un problema vigente sobre un deslinde de tierras entre dos pueblos vecinos. El acento está puesto en la capacidad de responder a las necesidades de conocimiento colectivas.

También lea