La TOLLAN primordial y la creación del cosmos

      Tollan y el origen del quinto sol en la memoria antigua de Mesoamérica Teotihuacán es el lugar de los orígenes, la cuna donde se crearon los saberes que le dieron lustre a la condición humana.

      El acontecimiento que los pueblos posteriores mantuvieron siempre en su memoria era el que recordaba que en Tollán había nacido el quinto sol, el nuevo orden que sustentaba la vida de los seres humanos. En contraste con los Olmecas, que en sus representaciones atribuyeron ese acontecimiento a las virtudes del dios del maíz, y más tarde a los poderes sobrenaturales del soberano, quien aparece como el centro ordenador del cosmos, los Teotihuacanos imaginaron la creación del mundo como un pacto entre los dioses y los hijos de Tollan. Según este compromiso, los Teotihuacanos quedaron obligados a mantener con sacrificios humanos la vitalidad del quinto sol.

      Si reparamos en las dramáticas escenas pintadas en los muros o en los entierros masivos que conmemoraron la edificación de los templos, se llega a la conclusión de que Tollan-Teotihuacan fue la primera capital mesoamericana que celebró en una escala gigantesca el sacrificio colectivo y la ofrenda de corazones humanos. como dice René Millon: los rituales prescritos y las creencias religiosas asociadas a ellos fueron usados para reforzar la ideología del estado. la ejecución exitosa del rito era necesaria para mantener el cosmos en mocimiento, la continuidad de la existencia y asegurar la fertilidad y la vida futuras.

      Ser Teotihuacano era un honor y una gracia porque Teotihuacán era el centro del mundo y el lugar donde había comenzado el tiempo.

      Pero este privilegio conllevaba la obligación de participar en los ritos estatales dirigidos a conservar la vitalidad del cosmos.

      La idea de que en Teotihuacán nació el quinto sol se entretejió con la concepción de que en esa ciudad se creó el estado y la vida civilizada. Los cantos preservados como herencia preciosa por los reinos que sucedieron a Tollan relatan que el mundo civilizado y la organización política vieron la luz en esa ciudad.

      El estado, el gobernante sabio y las artes son los valores mas celebrados por los mitos, los cantos y las imágenes que provienen de Teotihuacán. El relato que narra la creación fabulosa del quinto sol, dice que cuando no había cosa humana ni natural en el universo, los dioses se reunieron con Tollan-Teotihuacán y acordaron crear el cosmos; esta asamblea de dioses decidió que dos de ellos deberían sacrificarse en el horno divino para que comenzara la vida en el mundo. Los elegidos para esa empresa fueron Tecuciztécatl y Nanahuatzin, quienes luego comenzaron a hacer ofrendas propiciatorias.

      Un canto relata que mientras Tecuciztécatl vestía ropas elegantes y hacía ofrendas ostentosas, Nanahuatzin, pobre y llagado del cuerpo, brindaba manojos de cañas verdes, púas de maguey y sus propias costras en lugar de copal, y cuando ambos se aproximaron al horno ardiente donde habrían de sacrificarse, Tecuciztécatl cuatro veces intentó arrojarse al fuego y otras tantas desistió; en cambio, Nanahuatzin, cuando fue llamado, lo hizo al primer intento, consumiéndose en las llamas. de este modo Nanahuatzin se convirtió en el sol radiante de la nueva era del mundo, y Tecuciztécatl, quien se quemó más tarde, se transformó en luna.

      Los Mexicas que poblaron Tenochtitlán en los siglos XIV y XV interpretaron las dos grandes pirámides en Tehotihuacán como los monumentos dedicados al sol y la luna; así como en los centros ceremoniales de mesoamérica se representó la aparición de la tierra bajo la imagen de una pirámide que emergía el mar primordial, así también en Teotihuacán el famoso templo de la serpiente emplumada simboliza el nacimiento de la primera montaña, el surgimiento de la tierra del mar primordial. A semejanza de la pirámide central de la venta, en Teotihuacán la montaña-pirámide brota de un gran patio hundido que en el verano se inundaba y simulaba el mar de las aguas primordiales. En el talud de este monumento (la parte baja de la pirámide que linda con la tierra), se ven serpientes emplumadas que parecen nadar en un medio marino simbolizado por conchas y caracoles. En esta imagen la serpiente emplumada es una representación de la superficie terrestre en formación: la sierpe o cocodrilo que según otros relatos cosmogónicos flotaba en el mar primordial.

      Así, desde el primer día de la creación, la tierra es ubicada en medio del cosmos y adquiere las características que la distinguirán como asiento de la habitación humana: tierra primordial, tierra fértil, ombligo cósmico, lugar donde nace y se reproduce la vida.....

      Los mitos de creación relativos a Teotihucán dan a entender que los seres humanos nacieron de una cueva en el interior de la tierra, probablemente de la cueva que se encuentra debajo de la pirámide del sol; así, el mito cosmogónico de Tollan-Teotihuacán declara que la aparición del sol, el nacimiento de la tierra fértil y la creación de los seres humanos son acontecimientos que tuvieron lugar en la propia tierra, en la maravillosa Tollan. Como lo ha mostrado Elizabeth Boone, los aztecas del siglo XVI consideraron a Teotihuacán como el "venerable lugar de los orígenes", la ciudad donde nació el quinto sol, se fundó el primer reino, el primer sol, la primera vida... y comenzó la vida civilizada.

También lea