Tlahuelilpan fue víctima del vandalismo

Las noticias aquí presentadas fueron tomadas de los sitios de internet de cada publicación aprovechando el alimentador de noticias de cada sitio (feed). En este sentido, son propiedad de sus respectivos dueños y tienen los derechos de autor de cada cual.

Por Marisol Martínez Cruz

Grupos delictivos aprovechan la protesta del llamado “gasolinazo”, para cometer actos vandálicos, se dice que los protagonistas son gente que no pertenece al municipio.

Ante la amenaza de que delincuentes iban a llegar a Tula, desde la mañana del miércoles 04, locales comerciales del centro cerraron, las tiendas departamentales también, además del cinema y restaurantes.

Todo parecía un pueblo fantasma, las calles desoladas, hubo pocos automovilistas, las gasolineras cerraron y mientras todo era psicosis en Tula, en el municipio de Tlahuelilpan vivían el vandalismo.

Tlahuelilpan era un pueblo sin ley, los Oxxos fueron saqueados desde temprano, en el transcurso del día se podía apreciar a gente entrando, incluso a niños para robar.

La tienda Aurrerá primero fue pintarrajeada, luego ya casi por la tarde-noche vándalos intentaban saquearla, pero vecinos de Tlahuelilpan se juntaron y a toda costa intentaron repeler a los delincuentes.

Cuando estaba toda la efervescencia, apareció el presidente municipal Juan Pedro Cruz Frías, quien intentó calmar a la gente, los invitaba a retirarse y a que uno con otro se protegiera, además justificaba que no contaban con policías suficientes para arremeter contra los vándalos.

Esta acción lejos de ser un punto bueno para el edil, parecía que la gente lo tomó a mal, y más que el director de Seguridad Pública estaba tan temeroso que ni las palabras le salieron ante la turba de gente que esperaba una buena explicación.

Cuando todo parecía mantenerse en tranquilidad, la gente comenzó a retirarse; sin embargo, más tarde los vándalos regresaron, esta vez abrieron las cortinas de Aurrerá y se llevaron de todo.

La gente de todas las edades, sin importar status social entró a la tienda, cargaron todo, desde verdura, línea blanca, etc.

El saqueo fue a vista de todos, y la policía nunca apareció pues apenas por turno cuentan con siete oficiales, como si no fuera poco lo que robaron en la noche, durante la madrugada aún se podía ver gente a bordo de autos “limpiando” bien la tienda departamental, también los Oxxos quedaron sin mercancía y las gasolineras no abrieron.

La gente que cometía delitos de saqueo estaban muy agresivos, se cuidaban que no fueran fotografiados, incluso a una joven le quitaron el teléfono celular y no conformes hasta la golpearon.

Al día siguiente, es decir el jueves 05, el municipio lucía desolado, la gente caminaba aún con temor; el tianguis de juguetes se colocó, la mañana parecía normal, pero por la tarde también sufrieron de agresiones de parte de quienes intentaban robarse la mercancía. *NI*

NOTA: estas noticias se borrarán automáticamente cada mes. Si desea revisar el archivo refiérase a la fuente.

También lea