Alertan a ciudadanía por supuesto abogado

Las noticias aquí presentadas fueron tomadas de los sitios de internet de cada publicación aprovechando el alimentador de noticias de cada sitio (feed). En este sentido, son propiedad de sus respectivos dueños y tienen los derechos de autor de cada cual.

*Suele estar en las afueras del juzgado familiar en Tula. La Barra de Abogados no lo identifica como profesionista.

El presidente de la Barra de Abogados en Tula Hilario de la Rosa alerta a la ciudadanía respecto a una persona que en los últimos meses ha tenido un comportamiento no apropiado en las afueras del juzgado familiar frente al tianguis municipal.

Y es que a decir de Hilario de la Rosa, el señor Martín Bardales se ha dedicado a abordar a las personas que salen y entran al juzgado para preguntarles qué problema tienen; se dice licenciado en Derecho, pero en el gremio de estos profesionistas no lo conocen a pesar de que le ha hablado de abogados que él conoce de Pachuca.

Sabe por terceros que ha logrado engañar o extorsionar a personas con promesa de ayuda legal; pero personalmente tomó conocimiento del engaño del que hizo objeto a un vendedor de fresas en las afueras del tianguis municipal. Martín Bardales le prometió al jovencito comercializar su producto en una paletería a cambio de una comisión.

El vendedor le creyó y fueron ambos a dejar las fresas; incluso está seguro de haber visto que le pagaron al supuesto abogado, pero éste le aseguró que dejó la fruta pero que le darían el dinero posteriormente. Se molestó el jovencito porque él tenía que rendirle cuentas a su padre y forcejearon por esta razón, por lo que ambos fueron a parar ante el juez conciliador municipal de Tula.

El propio Hilario de la Rosa fue llamado por Martín Bardales para que lo sacara de ese problema, lo cual hizo después de pagar la multa, incluso de su bolsa porque el supuesto abogado no traía dinero. Refiere que ahí se enteró de su nombre a través de su credencial de elector con domicilio en Irapuato, Guanajuato.

Porque en un principio dijo llamarse Ramón y resultó ser Martín, y vive en una casa de huéspedes en el centro de la ciudad.

En estos meses de conocerlo el licenciado Hilario de la Rosa se enteró del engaño del que fue objeto el dueño de un restaurante ubicado en la Avenida Sur de la Unidad Habitacional Pemex, donde días antes invitó un refresco a quien asegura ser su colega. Porque después de esa oportunidad llegó solo al negocio y a su nombre pidió comida, además de que le birló 800 pesos al propietario con la promesa de hacerle una limpia al local para atraer a más clientes.

Y engaños como estos ha cometido contra otros comerciantes como el de las carnitas al que le pidió un kilo de ese alimento y ya no regresó a pagarle como había prometido al pretextar no traer su cartera.

Por todo esto el profesionista hace un llamado a tener cuidado con esta persona, quien suele estar por las mañanas cerca del juzgado familiar entre las calles 5 de Mayo y Colegio Militar. *NI*

NOTA: estas noticias se borrarán automáticamente cada mes. Si desea revisar el archivo refiérase a la fuente.

También lea