“Cristo” de El Carmen cayó, se lastimó y aun así continuó

Las noticias aquí presentadas fueron tomadas de los sitios de internet de cada publicación aprovechando el alimentador de noticias de cada sitio (feed). En este sentido, son propiedad de sus respectivos dueños y tienen los derechos de autor de cada cual.

Por Marisol Martínez Cruz

Joven que participó en la viacrucis recorría las principales calles de la comunidad de El Carmen, en Tula, cuando cayó y se lastimó con la corona de espinas y la cruz, pero aun así terminó el compromiso que espiritualmente hizo.

Martín “N”, vecino de la comunidad, decidió participar en la procesión y por su perfil físico, fue elegido para representar el papel principal de “Cristo”.

Con el compromiso adquirido que significa un homenaje y un reconocimiento público a Jesús, Martín “N”, incluso sangrando, decidió concluir su recorrido hasta el cerro donde sería escenificada su crucifixión.

Desde días antes, los participantes acudieron a la iglesia de Nuestra Señora del El Carmen a ensayar cada una sus participaciones durante la procesión hasta que llegó el esperado día.

El Viernes Santo, 14 de abril, el contingente salió de la iglesia a recorrer las principales calles de la comunidad rumbo al cerro donde sería escenificada la crucifixión.

Las calles adornadas de cruces de papel china de color morado, daban realce a la escenificación, afuera de algunas viviendas, una mesa donde colocaron un cuadro que especifica el número de caídas de Jesús cargando su cruz.

Todo iba bien hasta que llegaron a la tercera caída, fue cuando el Cristo tropezó y cayó, su cabeza golpeó contra suelo lo que ocasionó que se lastimara con la corona de espinas que llevaba y con la pesada Cruz que iba cargando.

Inmediatamente comenzó a sangrar, sus compañeros actores le decían que le ayudaban a cargar la Cruz, pero Martín “N” decidió continuar a fin de concluir su compromiso con Jesús, dijo.

Sangrando llegó hasta el Cerro donde sería su participación final de ese día, pero debido a la cantidad de sangre que ya había perdido tuvo que ser atendido por paramédicos de la Cruz Roja.

De inmediato fue llevado al Hospital Regional Tula-Tepeji, para su valoración médica; su participación fue aplaudida por sus familiares y vecinos de la comunidad, quienes reconocieron su fe cristiana. *NI*

NOTA: estas noticias se borrarán automáticamente cada mes. Si desea revisar el archivo refiérase a la fuente.

También lea