Finamente llegó a la refinería de Tula el segundo convoy de calderas

Las noticias aquí presentadas fueron tomadas de los sitios de internet de cada publicación aprovechando el alimentador de noticias de cada sitio (feed). En este sentido, son propiedad de sus respectivos dueños y tienen los derechos de autor de cada cual.

Finamente llegó el segundo convoy de tanques de coquización mejor conocido como calderas, las cuales desde el año 2016 arribaron a México desde España al puerto de Altamira Tamaulipas.
Desde hace más de un año comenzó la travesía de mover estas gigantescas estructuras consideradas las piezas más grandes y pesada del mundo  movidas por tierra, las calderas   de un peso  cercano a las 600 toneladas cada una, eran 8 estructuras que formaran parte de la planta coquizadora retardante del proyecto de reconfiguración de la refinería de Tula.
El traslado se realizó en dos partes, cada uno de una distancia de cerca de mil kilómetros de recorrido, durante su paso fueron retirados puentes peatonales y algunos vehiculares, señalamientos viales, retiro de cableado eléctrico, de la red de telefonía y de televisión.
Este martes a las 3:50 horas ingresó la primera estructura del segundo convoy, cuatro minutos después entró por la puerta de lo que era petroquímica la segunda mega estructura, a las 3:57 la tercera y a las 4:03 horas la última. 
Con esto concluyó el recorrido y comenzaran los preparativos para instalarlas, para ello  se utilizaran dos grúas tipo Liebherr Primer, la principal con una capacidad de 3 mil toneladas, -la más grande en Latinoamérica, solo hay tres de este tipo  en el mundo-, y una auxiliar con una capacidad de mil 350 toneladas. 
 Este segundo convoy está integrado por dos tanques de coque  de una dimisión de 41.4 metros de largo, 10.5 metros de diámetros y un peso de 565 toneladas, además una columna fraccionadora dividida en dos partes -sección superior e inferior-  con un peso total de mil 3 toneladas, un largo total de 73.2 metros con  un diámetro de 11.2 metros.
La planta coquizadora retardante inició su construcción en el 2014, y se espera tenerla concluirá en su primer etapa para el segundo semestre del 2019.
Esta planta forma parte del proyecto de reutilización de residuales de la refinería Miguel Hidalgo.
Los cuatro tanques tuvieron un costo total de 52 millones de dólares incluido el traslado, mientras que el proyecto de la planta de coquización retardada tendrá una inversión en su primera etapa de mil 240 millones de dólares.

NOTA: estas noticias se borrarán automáticamente cada mes. Si desea revisar el archivo refiérase a la fuente.

También lea