Don Fernando Oviedo Almanza

      A la edad de 86 años, el pasado 28 de agosto de 2006 dejó de existir el piloto aviador Don Fernando Oviedo Almanza, respetable y conocido ciudadano de esta ciudad de Tula, Hgo. ¿Pero quién fue este personaje tulence? he aquí una breve semblanza de este destacado amigo:

Don FERNANDO OVIEDO ALMANZA.

      Nació en la entonces Villa de Tula, el 30 de mayo de 1920, sus padres fueron Don Ignacio Oviedo Terán y Doña Soledad Almanza Moctezuma, quienes tenían una gasolinera a la salida de Tula, donde hoy se hubica el hotel Sharon; ésta prolífica familia residía en una casa construída en 1872 situada en la calle Zaragoza, actualmente este domicilio lo ocupa el Hotel Catedral.

      Sus primeros estudios los hizo precisamente en la planta baja de esta casa (hoy museo "sala histórica Quetzalcóatl") ya que ahí estaba instalado el pequeño colegio particular "la corregidora", que atendía como directora y maestra la profesora Eloísa Oviedo Terán, tía de Fernando. Según el registro de inscripción del año 1925 de dicho colegio, éste niño, con cinco años de edad cursaba el primer año de primaria, y de entre sus compañeros se recuerdan a Emma Pintado, Ma. de la Luz Vieyra, Emiliano y Ana Ma. Álvarez, entre otros de los veintiun alumnos inscritos.

      Después de pasar su infancia en esta villa de tula continúa sus estudios en la ciudad de México, D.F., para posteriormente, dada su vocación, abrazar la carrera de aviación, donde la concluye como piloto aviador, integrándose al escuadrón 201, de la Fuerza Aérea Mexicana, llegando a obtener el grado de Mayor, así mismo, posteriormente formó parte del cuerpo de pilotos presidenciales de los primeros mandatarios de la República Mexicana. Don Fernando contrae nupcias con la Srita. Luz Rosales (q.e.p.d.), procreando tres hijos: Fernando, Ignacio y José, quienes estuvieron presentes al sepelio de su señor padre.

      Entre algunos datos más, curiosos algunos, del amigo Fernando diremos que fue durante su infancia monaguillo o acólito de la parroquia de San José de Tula, y en esta época fue cuando, como todo chiquillo curioso, en compañía de otros monaguillos y del sacristán, se introdujeron al túnel existente bajo la actual catedral de San José (clausurado por los años cuarenta), y del cual quien esto escribe le dio detallada descripción, así como dibujo de un croquis de como lo recordaba, de ello hace diez años. Como coincidencia, tres días antes de su fallecimiento, personalmente estuvimos hablando del tema, ya que se publicará una crónica al respecto.

      Fernando fue uno de los fundadores del club "amigos de Tula" y posteriormente nombrado primer presidente del "Club alegría de vivir" (de la tercera edad), miembros y amigos todos que hicieron acto de presencia durante su concurrido funeral, así mismo, el último grupo al cual perteneció como miembro activo: "Las chatas" (apócope de chatarras) del cual entre sus compañeros se encontraban José Sandoval y Carlos Moctezuma entre otros que diariamente se reunían a las 12 del día en la cafetería "El campanario", sitio donde al paso del cortejo fúnebre se le hizo un pequeño pero emotivo homenaje, para después arribar a la catedral de San José donde se llevó a cabo la misa de cuerpo presente y al concluir la misma su entrañable amigo Carlos Moctezuma dió lectura a un Requiem en su honor y por su eterno descanso.

      Hasta aquí esta pequeña crónica del amigo Fernando Oviedo Almanza, QUE EN PAZ DESCANCE.

Hasta la próxima, PAZ Y BIEN.

También lea