Cantinas

      Celebrar en la Villa de Tula un fin de semana, dia de quincena, reunion amistosa o familiar , significaba tomar vino con los amigos o recurrir a las tradicionales cantinas, como: La Reforma del "Tio Vite" donde se servian las "misitas" de dos y tres ministros, segun las pidieran los clientes; o la "cubita" de ron Bacardí Añejo o Brandy Viejo Vergel, Cheverny, Bobadilla 103, asi como el clásico Tequila Cuervo o Viuda de Romero.

      Así había quien prefería la Cerveza Sol, Dos Equis, Carta blanca, Bohemia, Kloster, Quijote y otras, que también se servían en otras cantinas en los años cincuentas y sesentas, como "La Marilú", "La Perla", "La Bohemia", "La gloria", "La luz del día", "Salón Kloster", "Las Dos Naciones", "El Quinto Toro", "La Pasadita", "El Acapulco", "La Guerra", "Los negritos", "Las américas", "La aconcahua", "Mi oficina", "El Nuevo Mundo", "Costa Azul", "La Isla de Cuba", "Casa Rene" y "El Cazador", entre otros, donde la gente de esta Tula de mis Recuerdos, busca un refuji para dicipar sus penas, pasiones o celebraciones, acompañando al vino con un buen tabaco, de las marcas entonces conocidas como: "Casinos", "Alas", "Campeones", "Faros", "Tigres", "Carmelitas", "Rialtos", "delicados", "Belmont", y otros.

      También la gente se divertía ya entrada la noche, en la "Verbena" de San Lorenzo y "El Barrilito"de frente a la Estacion del Ferricarril, donde las damas alegres atendían a la clientela. Habia quienes visitaban el famoso K2, en la calle de Zarco y Anaya, donde las mariposillas al ritmo de la pequeña orquesta, integrada por un grupo de "negritos", incitaban a los asistentes a bailar y a beber.

También lea