El "cheveque"

      Se cuenta que el mote "Cheveque", lo adquirió cuando el Señor Francisco Hernández Rubio compró un camión marca "Chevrolet", siendo su chofer el Señor Cornelio Romero Álvarez, a quien se le dificultaba pronunciar la marca del camión, y quienes lo escuchaban, aparte de reirse o burlarse, le asignaron el apodo "El cheveque", conocido así durante su vida como taxista en esta Tula de mis recuerdos.

      De este personaje se cuentan hechos y anécdotas, de las cuales se relatan algunas.

      Se dice que el señor Cornelio "El Cheveque", era un fiel amigo del autómovil que manejaba, al cual como invitado de honor en sus parrandas, también ofrecía algunas copas de cerveza.

      En una ocasión "El Cheveque", ya entrado en copas, se compró una botella de vino y algunos refrescos, y se dirigió al campo de Futbol (hoy Tianguis), donde amarró el volante de su coche hacia una dirección y puesto en marcha, caminaba en círculo, hasta agotar su gasolina. Mientras tanto su chofer, sentado en el campo, agotaba también su bebida.

      En otras ocasiones, estando en la cantina con los amigos, se acordaba sentimentalmente de su coche, y salía con dos cervezas, y abriendo el cofre y tapón del radiador, le decía: "Una para ti, y la otra para mí" -Te lo has ganado.- Y enseguida se la vaciaba.

      Así una noche de parranda, entre esos inseparables amigos que forman parte de nuestra historia.

También lea