Sábados en Tula 1927-1929

      En este día comenzaban los preparativos para el "tianguis" dominical en esta villa de Tula, cuando los comerciantes hacían su arribo en la estación del ferrocarril con sus productos, los cuales eran trasladados a las calles del jardín principal, por los clásicos cargadores de lazo y mecapal, o el del carrito Ford 4, del señor Jesús Oviedo Terán. También llegaban las mercancías a través de bestias de carga a los mesones de Don Jerónimo Rodríguez, Manuel Laguna y Genoveva Paredes, donde también se atendía a las recuas.

      Este movimiento comercial se iniciaba con la instalación de los puestos y manteados para protegerse del sol o de la lluvia. Mientras tanto, estos comerciantes que procedían de diferentes lugares, recurrían a alguna cantina para saborear la copa de aguardiente mezclado con hierbabuena, cedrón o toronjil y cáscaras de naranja de a 2 centavos, para mitigar la sed o el cansancio. Algunos preferían las pulquerías de Don Abel Dorantes y Pociano Hidalgo, entre otros; donde se servían los curados de tuna roja, plátano, guayaba, apio y melón, en sendas jarras de cristal llamdas "catrinas", que también levantaban el ánimo a propios y extraños, terminando la parranda con una rica cena en los puestos al aire libre e iluminados con su clásico farol de vidrio, candil de petróleo o velas de cebo, ubicados en las calles empedradas que rodeaban el jardín; donde la gente de esta Tula de mis recuerdos escuchaba con atención las canciones sentimentales de la época, interpretadas por el trovador "Don Hermilo", el ciego de atengo, quien recibía por sus actuaciones algunas monedas que voluntariamente le obsequiaban.

      Por esta época, las personas importantes, se caracterizaban por el vestido de charro, la pistola y el caballo, las cuales al llegar a una cantina pedían la famosa cerveza Sol, Dos Equis o la copa de Parras, dándose el lujo de sacar de su cinturón, al que llamaban "víbora", los pesos de plata 0.720, para pagar su consumo, y que al caer al mostrador producían un sonido agradable.

      De estos tiempos recordamos a los señores Dionisio Pérez, Juan Vargas, Juan Bravo y Gonzalo Camacho, entre otros, que ya son parte de la historia de este pueblo.

También lea