Sucesos ocurridos en el río Tula

      En noviembre de 1875, zozobró una canoa en el río Tula, cayendo al agua las trece personas que iban a ella, muriendo ahogadas las señoras Saavedra y Guzmán y las señoritas Alcántara y Terán.

      En julio de 1880, el río se desbordó, destruyendo algunas casas y causando la muerte de siete personas.

      Otro suceso ocurrió en febrero de 1958, cuando se encontraba el joven Salvador Velázquez de apenas 16 años de edad, en compañía del señor Gaspar Rodríguez a orillas del río Tula, cuando se percataron que en una pequeña barca iban tres menores, la cual se volteó de pronto, lanzando a sus ocupantes al agua, quienes empezaron a luchar con desesperación, por querer salir a flote. De inmediato, Salvador junto con su acompañante se arrojaron a la corriente, pudiendo dar alcance a los menores, y en las maniobras de salvamento, el pequeño héroe de Tula, resultó preso del fango, no pudiendo alcanzar la orilla, a pesar que los pequeños se encontraban fuera de peligro.

      Cuando los vecinos acudieron al lugar de los hechos, rescataron el cuerpo del pequeño Salvador, conduciéndolo aún con vida a un sanatorio, donde murió.

      Los menores que también fueron atendidos por los médicos, los encontraron fuera de toda emergencia.

      El cadáver del infortunado salvavidas, fue velado por los vecinos, quienes comprendieron tan bello gesto de heroísmo, y donde el pueblo y autoridades rindieron homenaje a su pequeño héroe, quien sacrificó su vida por salvar a tres niños que se encontraban en peligro de morir.

      Si aún viven hoy estos señores, les recordamos este suceso, porque el nombre de Salvador Velázquez, quedará grabado con letras de oro en la historia de Tula.

(Periódico “El observador”.- Pachuca, Hgo.- 1958)

También lea